La sociedad moderna ha implantado definitivamente la vida sedentaria.Andar nos cansa. Vivimos deprisa, nos desplazamos en coche y, tras largas jornadas de trabajo, caemos rendidos en un sofá esperando que el mando a distancia haga el resto. Eso sí, creemos ciegamente y depositamos nuestra salud en los últimos avances científicos y farmacológicos pero, ¿qué hacemos nosotros para cuidarnos?.

Una actividad tan sencilla como caminar 30-50 minutos cada día ayuda a evitar la aparición de muchas enfermedades a las que todo estamos expuestos. Aquí te dejamos 10 excusas para salir a caminar cada día.

1. Anda tras las comidas y plántale cara a la diabetes tipo II. Esta enfermedad esta relacionada con la obesidad y el sedentarismo. Así que, corrigiendo hábitos podemos prevenir esta enfermedad crónica. No es un invento. Lo asegura un estudio de la Universidad de George Washington. Caminar ayuda a eliminar ese exceso de azúcar en sangre que se acumula tras las comidas, la clave para evitar la aparición de esta enfermedad.

2. Una caminata diaria nos ayuda a combatir el colesterol. Cada 30 minutos quemamos una media de 150 kilocalorías y con ellas también  se va el colesterol  que llamamos malo.

3. Andar mejora nuestro estado de ánimo. Caminamos, nos concentramos y alejamos las preocupaciones. Liberamos endorfinas y eso nos ayuda a sentirnos bien. El resultado: nos relajamos, nos sentimos mejor y dormimos muy bien.

4. Caminar tras las comidas ayuda a digerir las comidas y controlar el peso. Realizar una buena digestión nos ayuda a sentirnos mejor y más ligeros.

5. Está demostrado, caminar ayuda a aumentar nuestras defensas hasta en un 45% en el caso de los catarros. Las personas que tienen una vida activa, se constipan menos. Los efectos preventivos del catarro son más significativos en otoño. Mientras andamos, estimulamos la producción de defensas encargadas de combatir las infecciones.

6. Tiene un efecto ansiolítico. Andar nos relaja y nos ayuda a sentirnos mejor. Lo saben muy bien las personas tendentes a la depresión.

7. El corazón bombea más y mejor, quemamos grasas, las arterias se ensanchan y todo ello nos ayuda a prevenir las enfermedades cardiovasculares.

8. Ayuda a combatir la obesidad. Numerosos estudios afirman que una caminata de una hora al día contrarresta los efectos de los genes relacionados con esta enfermedad

9. Andar refuerza las caderas y rodillas, las articulaciones más dañadas con la osteoporosis o la artrosis. Además reforzamos los cuadríceps y así reducimos el dolor y retrasamos los efectos de esta enfermedad.

10. Anda con amigos, aprovecha para relacionarte y pasar un rato agradable, no hay mejor terapia para una vida estresada como parar el reloj y regalarte tiempo y salud.