El huevo es un alimento altamente nutritivo con potenciales beneficios para la salud. Sin embargo, debido a su elevado contenido de colesterol, su consumo ha sido restringido en la población general.

El objetivo de esta revisión es difundir en la comunidad científica la evidencia más reciente sobre los efectos del consumo de huevo específicamente en sujetos con diabetes mellitus. Estudios observacionales muestran que el consumo de hasta un huevo al día no se asocia a una mayor prevalencia de enfermedad cardiovascular en la población general, pero podría aumentar el riesgo entre los diabéticos.

Asimismo, algunos de estos estudios han mostrado que un elevado consumo de huevo se asocia a un aumento en la incidencia de diabetes en la población general. Por otro lado, estudios de intervención a corto plazo en este subgrupo muestra que el consumo de huevo no afecta negativamente los factores de riesgo cardiovascular ni control glicémico en estos pacientes. Además, su consumo podría aumentar el impacto del uso de dietas hipocalóricas en la disminución de peso corporal, una importante herramienta en el manejo médico de la diabetes.

En la dieta de la persona con diabetes el huevo se incluye dentro de los alimentos proteicos como en la población general se recomienda un consumo de 3 a 4 raciones por semana.

Una ración de alimento proteico equivale a un huevo. En la dieta de 1.500 y 1.800 calorías, se pueden tomar dos huevos en el segundo plato.

En las dietas de 2.000 y 2.500 calorías se aconseja tomar en el segundo plato dos huevos, completando el resto de alimentos proteicos con otros alimentos.